0

Germán Pierre analiza el Tokina 11-16/2,8 II Pro DX AT-X delante de la Nikon D7200.

Oiga, pues bien, ¿ no ?

Venga, vamos a hacer un trato: yo os pongo la conclusión de este análisis pero vosotros no la usáis como excusa para no entrar y mirar el análisis completo.

Es de esos que Germán llama reducidos, pero lo tiene todo. Ya sabéis que Germán y el malogrado Stephen Hawking tienen (o tenían) en común que ambos son muy breves escribiendo, pero lo hacen con la densidad de un agujero negro y cada línea contiene una sentencia.

Dice German:

Evaluación:

La evaluación que se puede hacer de este zoom es de notable con algunos apartados de su rendimiento óptico mejorables, igual que las versiones anteriores.

Tomando como referencia la versión anterior, el Tokina 11-16/2,8 II Pro DX AT-X, vemos que a nivel óptico no aporta mejoras visibles. Sobre el papel la fórmula óptica es la misma y el rendimiento también es muy similar, con algunas pequeñas diferencias que provienen del lote en concreto.

Lo que nos trae este nuevo producto es un enfoque mejorado, al que sacaremos partido en la aplicación de video, y una estética renovada. Por lo demás seguimos con un zoom que inició su andadura hace más de doce años y que experimentó una mejora óptica en la versión II, ayá por el 2.014.

A favor :

  • Nitidez en el tercio central excelente.
  • Construcción muy robusta, ajustes, ergonomía y acabados excelentes.
  • Distorsión geométrica contenida y de perfil progresivo (sin inversión).    

Mejorable:

  • ACs laterales, sea en valores como en amplitud.
  • Comportamiento a reflejos frontales y laterales.

Venga, y ahora sin excusas. Todo está en esta breve pero larga página.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.