1

Roger Cicala apasiona a las masas con su artículo: La diferencia entre la variación muestral y una “unidad mala” – Capítulos 1 y 2 (11-11-2020) – obligatorio.

Que pena, ¿no?

Este artículo es de esos apasionantes, de los que crean afición, vaya. Cuando Roger lo publique completo le pediré todas las pruebas que tenga y me iré directamente al Tribunal Supremo a ver al Juez Marchena para que condene a la hoguera con rito medieval a todos los fabricantes cristaleros. He dicho.

Entre tanto llega ese feliz acontecimiento, al que el pueblo llano será convocado para mofa y escarnio de los condenados, os pongo los enlaces y la breve conclusión de cada capítulo.

Nota tonta: fijaros que Roger publica este artículo en Dpreview pero no lo ha hecho en su blog, y no es el primero. Eso sugiere una colaboración de repercusiones insospechadas que esperamos todos podamos disfrutar hasta sus más mínimas y letales consecuencias para los malvados fabricantes.

Parte 1: Entonces, ¿qué aprendimos hoy?

Aprendimos que la variación entre lentes no es lo mismo que copias «buenas» y «malas». Algunos de ustedes que han leído mis cosas durante mucho tiempo recordarán que solía poner un número de variación en esos gráficos, pero dejé de hacerlo hace años, porque la gente seguía asumiendo que cuanto mayor era la variación, mayores eran sus posibilidades de obtener una mala copia, lo cual no es cierto. Verá, las copias malas son … bueno, malas . La variación solo causa pequeñas diferencias.

Voy a hacer una parte II que entrará en detalles con ejemplos sobre cuánto debe esperar que varíen las lentes, cuál es la diferencia entre la variación y una copia realmente mala, y por qué algunas personas actúan como idiotas en los foros. Bueno, tal vez solo los dos primeros.

Como beneficio adicional, les contaré la horrible historia de cómo los fabricantes ajustan ópticamente una lente que en realidad no es ópticamente ajustable. Y para una doble bonificación, mostraré cómo la variación significa que en realidad hay dos versiones del clásico Zeiss 21 mm F2.8 Distagon.

En otras palabras, si ha tenido dificultades con este artículo, es de esperar que el próximo sea lo suficientemente divertido como para pensar que vale la pena. Gratificación retrasada y todo eso …

Parte 2: Entonces, ¿cuál es la conclusión clave?

Comencemos con mis definiciones. Una mala copia de una lente tiene uno o más elementos tan desajustados que sus imágenes son obviamente malas de un vistazo. Una lente de este tipo (suponiendo que sea ópticamente ajustable) generalmente se puede fabricar tan bien como el resto.

La variación, por otro lado, significa que algunos lentes no son tan buenos como otros, generalmente como resultado de una serie de pequeñas imperfecciones. No es probable que un simple ajuste óptico los haga tan buenos como el promedio. Todas las lentes tienen una pequeña variación. Algunos tienen más. Algunos tienen mucho. Cuánto es demasiado depende del fotógrafo que esté disparando con ellos.

Reducir la variación cuesta dinero. La realidad es que los fabricantes están haciendo lo que les funciona (o al menos eso creen). Hay un lugar para lentes de $ 500 con mayor variación y buena calidad de imagen, al igual que hay un mercado para lentes de $ 2,000 con mejor calidad de imagen y menos variación.

Se admiten variaciones, cuan más dañina, mejor.

Formulario de afiliación:

Se ruega al personal vaya comprando un genuino Canón de Pirata como el de la muestra pues será requisito imprescindible para enrolarse en la Brigada Invencible que acabo de fundar y cuya misión será arrasar hasta los cimientos las sedes centrales de todos nuestros queridos fabricantes cristaleros hasta que se den por aludidos y escarmienten. Amén.

adolfo

Un comentario

  1. Los objetivos actuales llevan elementos que también contribuyen al desajuste del conjunto; sistemas motorizados de enfoque y magnéticos de estabilización. Incluso el control del ajuste manual de enfoque ya no es directo. Esto puede manifestarse de una forma distinta a la expuesta en el artículo; ya se puede hablar de repetibilidad, estabilidad y precisión de los resultados. He podido comprobar que con un objetivo AF moderno estabilizado trabajando de forma controlada en enfoque manual, sin alterar ningún parámetro puedes detectar que el 10% de la fotos están peor que el otro 90%. Si esta prueba se hace con el AF activo el resultado puede subir hasta el 20% dependiendo del modo de enfoque, y si añades el estabilizador llegas a un 30% de fotos impredeciblemente desenfocadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.