0

Thom Hogan opina sobre los teleconvertidores x1,4 y z2 del sistema Nikon Z: un verdadero ejercicio de equilibrio.

“cap for dummies”, of course.

La pregunta metafísica que cualquier hijo de vecino, bueno, cualquier hijo de vecino que sea fotógrafo, se hace sobre los teleconvertidores de focal más o menos sonaría así: ¿hasta qué punto la cristalería adicional degrada la calidad de imagen?

La verdad es que ponderar el alargamiento de focal con la pérdida de calidad en la imagen es un delicado equilibrio que suele decantarse a favor del alargamiento de focal.

Aún así, veréis que nuestro supergurú supernikonista superThom Hogan por un día se quita el sombrero de filósofo de cabecera y se pone el de riguroso analista para hacer verdaderos equilibrios circenses al comentar las virtudes o no tan virtudes de los dos teleconvertidores Nikon Z, el x1,4 y el x2.

Yo no tengo mucha experiencia sobre el tema. En toda mi vida solo he tenido un teleconvertidor Canon EF x1,4 y no recuerdo que versión, pero no era la mejor. Lo compré cuando también compre el Canon EF 70-200F4L versión I, pero lo vendí cuando cambié este por el EF 70-200F4L IS que era mucho mejor. Solo lo echo en falta cuando paseando por mis queridas montañas me encuentro a alguna marmota que aún no me conoce lo suficiente como para calificarme como criatura inofensiva y no se atreve a acercarse lo bastante como para hacerme un posado en una roca cercana.

Qué le vamos a hacer, en mi caso, como obseso de la nitidez, ha podido más el purismo neurótico que la versatilidad de tener un telescopio de pirata.

En el caso de Thom, al final ha podido más su “nikoneidad” y ha acabado poniéndolos por las nubes.

Disfrutaréis como en una silla de pista del Cirque du Soleil si miráis aquí:

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.