0

KickStarter: nuevo y barato medidor puntual Reveni Labs que se apunta con los dos ojos, pero el tema no va solo de eso.

Yo ahí lo dejo.

En lo que sigue encontraréis info suficiente para saciar hasta los más oscuros deseos de conocimiento sobre este nuevo “artilugio gomoso” que pretende llevar a la excelencia el lema tan conocido que responde a las siglas BBB.

Pero yo antes os quería contar una pequeña historia de terror:

Cuando yo era infinitamente más joven que ahora y estaba estudiando con ilusión el Sistema de Zonas de Ansel Adams hice un esfuerzo económico muy importante y me compré en Andorra un fotómetro Gossen Spot Master que me costó una verdadera fortuna. Con él pretendía ser el rey del mambo midiéndolo todo con extraordinaria precisión.

Nunca lo supe manejar bien y entonces no existía internet para preguntar cosas. Llegaba a un sitio y veía un posible encuadre. Me ponía a medir varios sitios de la composición y naturalmente me daban medidas diferentes: yo debería exponer para que todas las mediciones entraran en la latitud de la película. Hasta ahí todo claro, pero el follón vino con el color de las cosas. Me resulta un poco difícil de explicar porque la verdad aún no lo tengo demasiado claro y no he vuelto a pensar en ello.

El dilema vino cuando pretendí hacer una foto de un montón de macetas, todas pintadas de un color diferente. Medía la maceta azul y me daba un valor, la roja otro, la amarilla otro. Lógico.

Pero entonces se me ocurrió medir una carta de gris con el fotómetro pero a través de un filtro. Por ejemplo un filtro rojo que tenía un valor de atenuación de – 1 EV, y el fotómetro me medía – 2,5 EV. Cada filtro me daba un valor diferente y en todos los casos muy diferente del valor de atenuación nominal que marcaba el propio filtro. Entonces, ¿Qué demonios estaba yo midiendo?

Recuerdo que escribí a Gossen (con sobre y sello) y envié un escrito y notas de valores. Me contestaron que el fotómetro medía bien y hacía lo que tenía que hacer, pero no me dieron ninguna explicación adicional.

Total, que yo me encontraba delante de una escena y no sabía donde apuntar ni que medir. Determinar la exposición era un suplicio y al final, con el hipercaro fotómetro, acababa apuntando a una piedra razonablemente gris y medía como si fuera un fotómetro normal.

Nunca nos llegamos a entender y por incapacidad mía y para evitarme dolores de cabeza lo vendí de segunda mano perdiendo un montón de dinero y me compré un Gossen normal que es el que he usado hasta que llegó la digitalización y el histograma.  

Bueno, pues ahora que ya os he explicado la batallita y expuesto en auto de fe pública mis carencias de conocimientos serios y profundos, aquí os dejo con este nuevo fotómetro puntual y el deseo de que no os sirva para enloquecer como me pasó a mi con el mío hace casi 40 años.

La criatura, al menos en campaña KickStarter, anda sobre los 180 dólares.

Todo y más os contarán en:

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.