0

Extra, extra: imprescindible que veáis lo que cuentan en DxO Mark del sensor de la Nikon Z7 II.

La «grandeur» hecha análisis. Voilà.

Oh Cielos, los Concilios de Nicea (325 d.C), y después de Constantinopla (381 d.C) tenían razón, y yo con estos pelos. La Santísima Trinidad es real y el Espíritu Santo existe.

Madre del Amor Hermoso, para un agnóstico convencido y ateo vocacional encontrarse con milagros como estos me hacen dudar de la transcendencia de las cosas. El milagro es doble, uno mayor y otro menor:

1.- Milagro mayor

El Espíritu Santo, el pariente pobre de La Santísima Trinidad, ha descendido como es su costumbre en forma de lenguas de fuego hasta los sótanos de La Torre Eiffel y les ha recordado a sus ocupantes que además de telefonillos hay otras cosas en el mundo, como por ejemplo cámaras y objetivos.

Estos, sobrecogidos por tal prodigio lumínico y térmico, han ido haciendo correr la culpa desde el directeur général hasta el último becario recién entrado que se ha visto en la obligación de coger la primera cámara que ha encontrado a mano y la ha analizado bajo la amenaza de todas las penas del infierno. La cámara que ha encontrado por ahí tirada en un rincón ha sido la Nikon Z7 II.

2.- Milagro menor

Y ahí viene el segundo milagro, que si nos paramos a pensar tampoco es tanto. El sobrecogido becario, bajo el peso de la responsabilidad y con su alma inmortal amenazada, se ha atrevido a escribir algo así: la Nikon Z7 II es la mejor cámara sin espejo de Nikon hasta la fecha, que la verdad tampoco compromete mucho.

Yo os pongo la conclusión y vosotros luego ya veréis.

Conclusión:

Si bien el sensor Nikon Z7 original tuvo un rendimiento excelente, la cámara en sí recibió más críticas de las que le correspondían por adoptar una sola ranura para tarjetas XQD y porque no incluía una forma de colocar la batería opcional en la parte posterior (con controles integrados). . Eso se ha corregido con el Z7 II, y la inclusión de procesadores duales ha permitido una serie de otros avances pequeños pero bienvenidos.

Los niveles de ruido, la precisión del color y el rango dinámico han experimentado una ligera mejora, lo que convierte al Z7 II en el modelo sin espejo de mejor rendimiento en la línea Nikon. Si bien siempre es bueno ver la mejora continua en la producción, no cambia mucho, ya que incluso el precio sigue siendo altamente competitivo. Y al igual que su predecesora, la Nikon Z7 II sigue siendo una excelente opción para casi cualquier género, desde paisajes hasta retratos y bodas.

No puedo acabar sin destacar dos cosas:

Cuadruple corona.

  1. La puntuación de 100 puntos y el cuádruple empate que se produce en la cabecera de la clasificación general, pues las dos primeras son sensores de formato medio, indican que tanto Sonikon como TowerJazz hacen unos sensores fantásticos y que por hoy no hay nada mejor.
  2. El Señor Canon aún no aparece por ahí, y lo que rondaré, morena. Veremos si el nuevo sensor BRS/Stacked de la EOS-R3 da la talla para jugar en primera división.

Enloquecidos por saber todos los detalles, razón en:

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.