4

Carta abierta a Pedro Sánchez: ¿es el presupuesto en base 100 la solución? – digresión fruto de “la calor” sobre una mente desquiciada, la mía.

¿Lo que nos une o lo que nos separa?

Me voy a meter en temas que no conozco y por tanto es perfectamente posible que cometa errores garrafales de bulto que invaliden todo el razonamiento, pero al menos lo voy a intentar:

Espero que me perdonéis: es fruto de «la calor» y ya sabéis que yo, por encima de los 25ºC y 50% de humedad relativa soy una piltrafa humana que se disuelve en su propio jugo anhelando el lejano otoño el cual se me antoja a años luz de calurosoa sufrimiento.

Punto de partida:

  • En Euskadi y Navarra viven de vicio porque venden sus votos a cambio de las últimas transferencias para sus superautonomías. Es grave, pero son pocos, y así es menos grave y se permite.
  • La mesa de negociación planteada por la gente de mi tierra seguro que, como mínimo, exige una mejora en la financiación autonómica a cambio de retrasar desde unos segundos a unos cuantos años el referéndum de autodeterminación.
  • El resto de comunidades autónomas mira con temor esas negociaciones pues lo que se conceda a un sitio se detraerá de lo que ahora tienen otros.
  • Entre tanto la comunidad de Madrid, convencida de que más allá de sus límites solo hay playas ideales para el verano y unos cuantos salvajes, suspira, con Ayuso al frente, que le concedan la independencia para así poder constituir el Reino de Madrid soberano, grande y libre para así no tener que bregar con la malvada periferia radial.

Premisas económicas:

  • Hay comunidades que aportan mucho más al estado de lo que reciben de este. Hay sin embargo comunidades que reciben mucho más del estado de lo que aportan. Ello debería obedecer a un principio de solidaridad para unificar derechos y deberes en todas las Españas, y yo estoy de acuerdo con eso.
  • ¿Qué pasaría si el barrio de Salamanca de Madrid o el de Pedralbes en Barcelona decidieran pedir que se revirtieran en su barrio una cantidad igual a la que aportan como impuesto al fondo común?:  pues que Salamanca y Pedralbes cada vez serían más ricos y el resto cada vez más pobre. A mí eso no me parece bien. Igual estoy fuera de onda, pero es lo que pienso.

Posible solución: el presupuesto en base 100 – ¿Qué pasaría si?

  • Todas las autonomías depositan sus impuestos en un solo fondo común que custodiaría una persona de buena voluntad escogida de cualquier manera excepto por azar en los sótanos del Banco de España. La recogida de impuestos puede ser autonómica o central, eso me es igual y no es diferencial en este magistral estudio.
  • Después, la persona de buena voluntad cuenta todo ese montón de dinero y se divide entre el número de personas que habitamos este país compuesto por 18 Españas: las 17 autonomías y el estado central.

A cada autonomía le correspondería un dinero proporcional a la población de cada comunidad y eso es lo que yo llamo base 100: cada autonomía recibiría una cantidad que podemos considerar como el 100% y sería la base de partida, ni el 120 ni el 80, el 100%. que le corresponde.

  • Todos los impuestos / todos los habitantes = Ph (presupuesto a repartir por habitante – es la base 100)
  • Pc (Presupuesto Comunitario) = Ph * Nº de habitantes de una comunidad.

¿Es eso justo?: más justo que lo de ahora seguramente si, pero no es del todo justo. Hay, evidentemente factores de desequilibrio y desigualdad entre diferentes autonomías además de la población, no sé, se me ocurren así a bote pronto: edad media, dispersión geográfica, servicios prestados y/o transferidos, infraestructuras, comercio, etc, etc, etc……..

La simple ecuación anterior debe ser alterada por factores de corrección y la pelea por estos factores es lo que debería discutirse (sin sacarse los ojos) en las reuniones de Presidentes y Consejeros autonómicos e incluso en el Señado, que supuestamente para eso está.

Así pues la asignación de recursos a repartir saldría de una fórmula general que más o menos sería así:

  • PcR (Presupuesto Comunitario Real) = Pc* K1*K2*K3*K4*K5*………..

Donde K1-n son los coeficientes correctores aplicables a cada autonomía y que naturalmente pueden ser superiores o inferiores a 1.

La suma de los K1-n para cada comunidad no tiene que ser 1, porque hay desigualdades entre las diferentes autonomías.

Lo que si tiene que pasar es que la suma de los K(1-n)a (de todas las correcciones y de todas las autonomía) si que debe ser 1, porque si no la suma no coincidiría con el total del dinero recaudado, y eso no puede ser.

Requisitos para su aplicación:

Para aplicar este singular sistema de financiación que no tiene nada de complejo y que yo pienso sería justo y equitativo deberían cumplirse, al menos las siguientes condiciones:

  • Que el ser humano fuera de naturaleza bondadosa, tuviera bastante con tener una vida agradable y grata, y su principal objetivo en la vida no fuera sacarle los ojos al contrario para apoderarse de sus dineros y vivir como un jeque árabe.
  • Que la ecuación de reparto fuera formulada por matemáticos y no por políticos y que estos, en la reunión necesaria para fijar los coeficientes correctores, actuaran con sentido común, cordura y empatía hacia los demás, sobre todo hacia los menos favorecidos.
  • Que el afán de revancha consistente en machacar al contrario sin dejarle hablar, aplastarlo y triturarlo si no piensa como él, fuera algo enterrado en el pasado donde todos éramos unos salvajes.

¿Lo único que nos une?: ya sería triste, ¿verdad?

En fin, creo que ya me he explicado (seguramente muy mal), pero pienso que con buena voluntad se me ha entendido.

  • Existe ese Shangri-La
  • Es posible crear ese  Shangri-La en medio de todas las Españas.

Me guardo la opinión y espero no haber molestado a nadie con esta tontería fruto exclusivamente de “la calor y la humedad” de mi tierra y de mi ciudad.

El cielo confunda al verano por toda la eternidad, amén.

Adolfo.

Mucha salud para todos. Amén.

Nota tontísima: ¿entendéis ahora porque pierdo audiencia a manos llenas?

adolfo

4 comentarios

  1. «QUE LA ECUACIÓN DE REPARTO FUERA FORMULADA POR MATEMÁTICOS Y NO POR POLÍTICOS».

    Adolfo, creo que has dado en el clavo con ese razonamiento. Y digo esto porque, otrora, cuando nos reuníamos todos en casa entorno a la sobremesa, uno de mis hijos (doctorado en matemáticas) casi siempre le lanzaba la misma pildorilla a su hermano (ingeniero industrial) con esta frasecita:
    «»Vosotros los ingenieros no seríais nada sin nosotros los matemáticos»».
    Dicho sea de paso, el matemático está en una Universidad impartiendo clases de no sé qué materia/s relacionada/s con las matemáticas a los estudiantes de las siguientes ingenierías: mecánica, eléctrica, teleco y biotecnología.
    Ahí queda eso, que yo soy de letras («iuris et de iure» o, por contra, «iuris tantum») y me acuesto a las ocho.

    Saludos.

  2. Un querido profesor de álgebra nos dijo al comienzo del curso, que el término igual, sólo podía ser aplicado en matemáticas en las ecuaciones. Pero en la vida real no existían cosas iguales, sino equivalentes.
    Creo que aquí es donde los políticos del mundo tienen la clave para engañarnos a todos, nos cuentan las equivalencias que a ellos les interesan puntualmente haciéndonos creer que las cosas son iguales o difieren por los motivos que ellos deseen .
    A Jordi Pujol no le interesaba un sistema fiscal tan ventajoso como el vasco o el navarro que ya llevaba más de 100 años realizándose.
    https://www.lavanguardia.com/politica/20170507/422339102883/financiacion-comunidades.html.
    Si el precio de la vivienda fuera homogéneo en toda España, los servicios sanitarios tuvieran similares recursos técnicos y humanos en las diferentes Comunidades Autónomas y las oportunidades en el mercado laboral alcanzasen el mismo nivel en toda la Nación, entonces el presupuesto en base 100 sería lo justo. Pero la realidad es otra. España padece un desequilibrio socio-económico notable, y parece que no se quiere revertir. Viene a ser como la Liga de fútbol: Real Madrid o Barça, cuando no ganan algún título, es por que algo no va bien y alegan un fin de ciclo para justificar ante sus socios un gasto extraordinario en fichajes.
    Como el papel lo aguanta todo, y la ecuación puede tener todos los coeficientes que sean necesarios para logar la justicia económica, me gustaría saber si se va a recoger de alguna forma a toda esa población de provincias de comunidades autonómicas que no son ni Madrid ni Cataluña, que cursaron estudios universitarios en las universidades de su Comunidad Autónoma
    (sufragados tanto por impuestos autonómicos como por los pagos de matrícula por parte del interesado), una vez terminada esa formación, desarrollan su carrera profesional en las Comunidades Autónomas de Madrid o Cataluña, recibiendo un salario y pagando en estas los impuestos correspondientes. Por que pienso que es de buena vecindad revertir algún tipo de bien o cantidad de dinero por profesionales formados y sufragados por otros que ahora crean riqueza en sus dominios.
    https://www.elcorreo.com/economia/140-anos-concierto-economico/concierto-economico-anos-20180228110900-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.elcorreo.com%2Feconomia%2F140-anos-concierto-economico%2Fconcierto-economico-anos-20180228110900-nt.html

    • Primer gran problema, para ser político no hace falta ningún requisito, es mas, cuanto mas analfabeto pero mas vago y y caradura mejor. Un pico de oro (falso) es lo mas buscado.

  3. El reino de Madrid Adolfo?
    y el de Barcelona?, No empieces a
    «a desbarrar» querido que todavía
    eres joven, no es bueno mezclar

Responder a Exile Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.