0

Este es el análisis a fondo del sensor de la Sony Alfa 1 por DxO Mark: ¿hay sorpresa, o no hay sorpresa?

La “grandeur” hecha análisis. Voilà.

Lo primero, es de justicia, es reconocer que el Espíritu Santo es la criatura más sufrida de la Santísima Trinidad. Incluso con estos calores de manifiesta injusticia ha tenido el valor de pasarse por los sótanos de la Torre Eiffel para recordarles a sus sesudos investigadores que en el mundo hay algo más que telefonillos, y que está muy bien medirlos y parametrizar las cámaras de delante, de detrás, la calidad de su display y de su altavoz y también la capacidad de su batería, pero que, hombre, de vez en cuando tampoco pasa nada para analizar la calidad de un sensor de esas criaturas en extinción que hasta ahora llamábamos cámaras de fotos.

Pues bien, ante la advertencia de la lengua de fuego (aspecto natural que adopta la citada criatura) pululando sobre sus cabezas, la orden ejecutiva ha bajado desde el director general hasta el becario de entrada y este, aterrado por la responsabilidad, se ha puesto a medir el sensor del buque insignia de la flota Sony.

El resumen ejecutivo esta vez tendrá la forma de una sugerente pregunta que encierra un mensaje subliminal, pero no dudo que el agudo lector sabrá extraer todo el jugo a este par de párrafos.

  • ¿Que mal ha hecho el Sr.Sony para que los chic@s de DxO Mark hayan situado a la Sony Alfa 1, la niña de los ojos del Sr.Sony, únicamente en el puesto Nº 9 de la clasificación general, por detrás incluso de sus hermanas A7R III y A7R IV y de sus rivales Nikon Z7 y Z7 II, y Nikon D850, además de la Lumix S1R, por ejemplo?
  • ¿Tendrá algo que ver que tenga tropecientos mil pixels del sensor dedicados a su sofisticado y ultrarrápido sistema AF? No sería yo quien pusiera la mano en el fuego.

Llegado a este punto es igualmente de justicia que llame vuestra atención sobre la extensión de este análisis, sobre todo comparado con el de cualquier telefonillo: sin duda concluiréis que el de la cámara se asemeja a un telegrama y el de un telefonillo se asemeja a la Enciclopedia Británica o la Larousse en sus versiones XXXXXL.

De esta conclusión podréis a su vez concluir que queda muy claro quién es el “puñetero” amo (iba a poner “p**o”, pero me he contenido a tiempo) en nuestro mundillo y en el resto de los mundillos. El día que el malogrado Steve Jobs se presentó con sus tejanos y un iPhone 1 en el teatrillo de Cupertino le hizo una faena a la humanidad de la que esta, obnubilada por las lentejuelas de colores 5G, aún no se ha apercibido de su magnitud.

Así pues, tal como decía el catecismo que me enseñaron en los Hermanos Maristas, los enemigos del Alma son tres, a saber: La Bolsa, La Insatiable CC, y el Smartphone, aunque no necesariamente en ese orden.

A continuación os pongo la conclusión que, coherentemente con el análisis completo, también tiene formato de telegrama.

Conclusión

Después de la introducción de la Sony A9, parecía que Sony había establecido una serie insignia; con la aparición del Sony A1, sin embargo, claramente ese no es el caso. De hecho, sobre el papel, el Sony A1 combina lo mejor de las series A9, A7R y A7S en un solo paquete y, naturalmente, eso no es barato.

El Sony A1 tiene un sensor de 50 MP de alta resolución que produce imágenes ejemplares y es prácticamente idéntico en rendimiento a los sensores de gama alta existentes que cuentan con recuentos de píxeles mucho más bajos, como los que se encuentran en la magnífica Leica SL2-S y en la igualmente magnífica de Canon. buque insignia EOS-1DX Mark III. Combinado con la amplia gama de lentes de montura nativa disponibles, su sensor convierte a la Sony A1 en una opción muy atractiva para los profesionales que trabajan en una amplia gama de géneros y mercados, y sin duda estará en la lista de deseos de un grupo de entusiastas y aficionados. similar.

En esta revisión, hemos mencionado a los rivales más relevantes de Sony A1 de otras marcas. Como de costumbre, puede compararlo con estos y con otros modelos y crear sus propias comparaciones y análisis en profundidad utilizando nuestra herramienta interactiva de clasificación de sensores de imágenes

Y aquí está todo lo demás. No entréis muy deprisa que os pasaréis de largo.

Nota tonta: tan nervioso estaba el becario que ni siquiera ha acertado con la imagen ilustrativa y ha puesto a una Alfa R. ¿A ver si al final lo que ha analizado ha sido una Werlisa Color?

Nota impertinente: ¿qué inconfesable conflicto separa a los chi@s de DxO Mark y a los Chic@s de Fuji para que los primeros no hayan analizado ni una sola maquinita del segundo. No, no es la matriz X-Trans, porque las GFX son Sony/Bayer. Además, hace 6 años analizaron la primera Fuji X100 ¿Qué pasó después?

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.