2

Germán Pierre mete mano, con perdón, al TAMRON 28-75mmF2,8 Di III RXD para Sony E y nos cuenta su aventura

El cielo confunda a este rango focal maldito.

Cuando en un análisis de Germán veo una puntuación de 6,5 en el apartado de nitidez, sufro un colapso gravitatorio, me convierto en un agujero negro, mi corazón se para y solo me quedan fuerzas para salir en forma de radiación por los Cerros de Úbeda (léase horizonte de sucesos) escribiendo cosas incoherentes como estas.

Mi primer objetivo AF, que fue mi primer Canon y mi primer EF, fue un glorioso EF 28-70F2,8L y en la época de la película no me dio más que satisfacciones y fui muy feliz con él.

Aún en era de la película tuve la mala idea de cambiarlo por el EF 24-70F2,8L USM en cuanto salió. Ahí empezó la otra película que ya todos conocéis. Fue una película dramática, casi trágica que aún no ha acabado pero a la que yo ya le he puesto fin. Ha sido una película larga. No lo recuerdo muy bien, pero creo que empezó en el 2003. En ella, y con los sucesivos cambios, no solo me arruiné sino que me llevé los disgustos más gordos de mi vida fotográfica, pero no voy a insistir en ello porque todos conocéis la historia hasta el aburrimiento.

Bien, pues de todo aquello y de todo lo que nos cuenta ahora Germán solo me atrevo a llegar a las siguientes conclusiones.

  • El rango focal de 24-70 o alrededores debe ser el rango focal no solo más versátil, sino también el más difícil de diseñar pues no hay ningún fabricante DSLR ni mirrorless que haya dado con “La Piedra Filosofal o con el Santo Grial”.
  • Ni siquiera las favorables condiciones meteorológicas que definen las modernas monturas “mirrorless” han logrado resolver el problema y solo llegan a mitigarlo un poco sobre todo hablando de las esquinas.
  • El estado del arte en la tecnología cristalera y la pérdida de vergüenza de los fabricantes en incluir más de 20 lentes en estructuras ópticas, la mayoría de ellas de curvaturas rugosoides imposibles y de materiales exóticos ultrararos, me hace concluir que si no han sacado un 24-70 pata negra es simplemente porque no se han esforzado lo suficiente.

Por ello ruego, suplico y expongo mi petición de que todos los diseñadores ópticos sean pasados a cuchillo oxidado y los fabricantes compren a nuevos becarios que por un contrato indefinido por minutos y un sueldo máximo de 1€/día, pan y agua (con algo de sal), hagan suyo el reto de fabricar el mejor 24-70 posible para todas las monturas DSLR y mirrorless pasadas presentes y futuras trabajando 24/7/52/365 hasta consegirlo.

Es justo, es necesario, es su deber y es nuestra única salvación, amén.

Bueno, y ahora ya, desfogado el cuerpo y aliviado el espíritu, si a alguien le quedan arrestos para seguir leyendo, de verdad que no me voy a enfadar.

C.TécnicasDefinición EstudioViñeteoDistorsiónA. CromáticasEnfoqueEvaluaciónGalería de 18 muestras

No señor, que nadie me diga que los 880 dólares que piden por él es el precio adecuado para el resultado que da. Me enfadaré mucho y juro por lo más solemne que yo pagaría (iba a poner gustoso, pero más adecuado sería poner resignado) lo que piden por un Zeiss Otus si alguien me fabricara un 24-70 incluso F4, pero con la calidad Zeiss Otus en todo el rango focal. He dicho.

  • El cielo confunda a todos los fabricantes cristaleros por toda la eternidad, amén.

Si yo supiera comunicarme en inglés ya habría acordado con Roger Cicala y su maquinita Imatest una conspiraración contra todos los fabricantes hasta conseguir nuestro objetivo, y valga la redundancia.

  • El cielo confunda por toda la eternidad al responsable de la confusión de lenguas en la Torre de Babel, y más que nunca, valga la redundancia.

Pero que loco está Adolfo, ¿no habías prometido dejar de hablar para siempre de los 24-70? Es verdad, pero a veces me puede el alma, me cachis en la mar. Prometo moderarme ………….., por lo menos el resto del día de hoy.

adolfo

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.