0

El escenario de Harry Potter visto por la GFX 50S II y su objetivo de kit GF 35-70mmF4.5-5.6 WR.

Una varita mágica igual tembién me servía, pero claro, yo soy muggle, y la se hacer funcionar.

Un párrafo cualquiera:

También famosa como lugar de rodaje de las películas de Harry Potter, la catedral de Gloucester es algo extraordinario cuando el sol ilumina su cálida piedra arenisca. Esto es todo lo que pude capturar con la lente de 35-70 mm, pero no creo que nadie se queje de los niveles de detalle que ofrece este ‘kit de zoom’.

OJO: si abrís la imagen los efectos secundarios y daños colaterales pueden ser severos, permanentes e irreversibles. Yo ya he avisado.

Y una galería la mar de agradable:

Nota tonta: me he estado devanado los sesos para encontrar dos excusas que tranquilicen a mi conciencia por no salir de estampida a Casanovafoto a comprar este kit y he encontrado al menos dos.

  • Yo soy paisajista y el formato (relación de aspecto 4:3) se adapta bastante mal al paisaje. Esperaré a que aparezca la 50S III con sensor 16:9
  • Yo soy pensionista y he decidido que el gasto máximo fotográfico que admite mi pensión es justamente la pensión de un mes, que es más o menos lo que podría aguantar sin comer. Así pues, dado que el kit 50S II + 35-70 cuesta 4.500 euros tendré que esperar a que mi Amo y Señor José Luis Escrivá me suba la pensión a ese nivel.

Con estas dos razones mi conciencia sigue igual de intranquila y además cuando abro la imagen de la catedral de Gloucester y miro el detalle de la piedra el resto de mi conciencia se va por el agujero del desagüe.

Moraleja: porca miseria.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.