0

Eduardo Parra se ha pasado 4 días trabajando en la vida real con la Canon EOS-R3 y nos cuenta su experiencia.

– logo –

Desde su escenario habitual y laboratorio de pruebas, a través de Photolari, Eduardo Parra nos cuenta su experiencia trabajando en la vida real con la Canon EOS-R3, y su opinión es de lo más valioso.

Él mismo pone un párrafo que me va a ir de perlas como introducción.

Dice Eduardo:

Sorpresas las justas

Un espoiler para los que quieran ahorrarse unos cuantos párrafos. La cámara cumple (faltaría más por ese precio), el sistema de enfoque guiado por el ojo funciona y la batería aguanta de sobra el maltrato que cualquier profesional quiera darle durante la jornada laboral. El visor electrónico le mira de tu a tu a los visores réflex tradicionales y su ergonomía y facilidad de uso igualan, por no decir que superan, a las prestaciones del buque insignia canonista, la EOS 1DX Mark III.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.