6

Ayudemos a Ken Rockwell: esto es simplemente una consulta a todos los oftalmólogos, neurólogos y exorcistas miembros de nuestra femtoPeña.

El «maligno» es el culpable, sin duda.

Pienso que es nuestro caritativo deber cristiano diagnosticar e intentar tratar la posesión diabólica que atenaza el espíritu de nuestro californiano favorito y que le hace presentarnos con alegría las fotos que ha tomado en el idílico paisaje de Yosemite sin la más mínima colorista vergüenza.

Hermanos, Ken necesita nuestra ayuda, ¿se la vamos a negar?

adolfo

6 comentarios

  1. En mi opinión, estas barbaridades cromáticas de Ken Rockwell son otra manera más de prostituir (2ª acep. Diccionario RAE) la fotografía.

  2. Están todas las fotos pasadas de rosca, pero las del Half Dome con últimas luces… es para darle cien latigazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.