3

Los nombres propios merecen tratamiento propio: esta es la Olympus OM-1 vista por Valentín Sama.

¿Ideal?, quizás no, pero se le parece mucho.

En este caso, por mucho “flagship” que sea la nueva OM-1, cosa que en principio no tiene mucha gracia porque la OM-1 es la única cámara que por ahora tiene la renacida OM System, el nombre propio es el de nuestro querido profe, quien, siendo Olympico como es, no ha querido dejar pasar la oportunidad de de compartir sus primeras impresiones con todos nosotros, y por eso le dedico un artículo en exclusiva.

¿Os imagináis que el sensor hubiera sido de 25 Mpixels en lugar de 20 Mpixels? Tampoco se hubiera perdido demasiado en ruido y rango dinámico y en cambio marketinianamente hubiera sido “la rehostia en patinete hipersónico”

Jo, yo empecé hace 50 años con la primera OM-1. ¿Terminaré también con la OM-1 de ahora? Oiga, cosas más difíciles se han visto.

adolfo

3 comentarios

  1. Yo también empecé con una Olympus pero fue la OM4-Ti. Luego me hice con una OM2 y hasta una OM10. Aún conservo las dos primeras.
    Me pregunto: ¿Será que, si el límite de un sensor FF está ahora en 60 Mpx, un M4/3, que es 4 veces más pequeño, se queda en 20 Mpx?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.