4

¿Sabéis que inocente párrafo me ha sentado como un misil hipersónico de esos de Putin justamente en medio de los ojos?

– alegoría –

Pues este:

Un muy buen conjunto de preguntas que debe hacerse antes de comprar cualquier equipo nuevo es este trío:

  1. ¿Qué no puedo hacer con el equipo que tengo?
  2. ¿Qué problema tengo que solucione el nuevo equipo?
  3. ¿Qué nivel de mejora necesitaría ver para justificar la compra de $X dólares?

¿Y sabéis por qué?

Pues porque las respuestas son estas:

  1. Nada que necesite o me guste hacer.
  2. Quizás un pelín más de nitidez.
  3. Pues siendo sincero ninguno.

Porca miseria, porca miseria, porca filosofía.

Bonus Track: solo para el lector más audaz del blog más inteligente (toma ya ataque de soberbia)

Otra alegoría, a la imagen ilustrativa, digo

adolfo

4 comentarios

  1. Si siguieramos al pie de la letra las indicaciones para comprar de Hogan, ya hace muchos lustros que la industria fotográfica se hubiera ido al garete.

  2. Coincido con Breixo y Ramón. Hace menos de un año tengo una preciosa 90D. Es la reflex que siempre deseé. No necesita mas. Tampoco necesito más ópticas. Pero… si la R7 mark II tiene enfoque al ojo… creo que la compro. Saludos a toda la comuna.

  3. Realmente són tontas las preguntitas, pero de muy a tener en cuenta. Y si sustituimos «equipo» por «coche», muchos podemos ahorrarnos de canviarlo. Y con «movil»? Y con..?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.