0

Germán Pierre publica el análisis más esperado de los últimos 15.000 millones de años: esta es la prueba del Sony FE 24-70F2,8 GMaster II

¿Tu quoque, fili mi?: aparta de mi este cáliz.

Como ya había avanzado sin avanzar en mi último “spoiler”: Ftc 8-8-2022, hoy es un luctuoso día, un día que será recordado por toda la humanidad como el día que pudo ser y no fue. Hoy es el día en que la humanidad entera toma conciencia de su situación real al conocer lo que nos cuenta Germán y se produce el Segundo Diluvio Universal provocado por el océano de lágrimas vertidas por un pueblo llano que ha perdido ya toda esperanza.

Si amigos, Germán Pierre nos cuenta la verdad y la verdad es dura, muy dura, durísima, terrible, aplastante, inasumible, inabordable y colosal en su crueldad. Además está la comparación directa con los Sigma Art y Samyang en las que si consideramos el precio: 2.200/1.100/900 dólares la conclusión es demoledora. Tema aparte es la curvatura de campo que aparece en la focal de 24mm y que es claramente visible en la tabla de nitidez (ya sabéis que este un asundo que me duele particularmente por mis experiencia con el 24-70F2,8 II de Canon).

Total, que ni siquiera el Sr.Sony GMaster II (sea quien sea) ha salido airoso de la prueba de diseñar y construir un FE 24-70F2,8 GMaster II soberbio.

Ahora sabemos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad:

  • Es bueno, quizás hasta muy bueno, pero queda por debajo de excelente, soberbio, divino, celestial. No es lo que esperábamos, al menos no lo que yo esperaba. Quizás puse demasiadas expectativas en él.

Mi atribulada segunda neurona sudando a mares se pregunta:

  • ¿Es el mejor 24-70 que se haya fabricado nunca? Visto lo visto ni siquiera me atrevería yo a decir eso.
  • ¿Es el mayor disgusto que he tenido en los últimos tiempos? Rotundamente si.
  • ¿He perdido ya toda esperanza? Absolutamente también, al menos hasta mi próxima reencarnación o al GMaster III, IV o V.

¿Y ahora qué hacer?

Pues tal como nos enseñó Jesucristo cuando nos redimió a todos en la cruz.

Hay que mirar siempre el lado luminoso de la vida. Así pues:

Madre del Amor Hermoso, líbrame de todo mal.

  • Esta tragedia, si más no, nos debe servir de acicate para seguir progresando y recorrer el largo trecho que nos falta de la senda hacia la perfección. Es también un alegrón colosal pues duele mucho menos seguir utilizando mi obsoleta DSLR y me quita toda urgencia de migrar a “mirrorless”. Mi vecino de arriba puede estar tranquilo porque no va a haber sablazo por ahora.
  • El monumental fracaso de todos los fabricantes en hacer sus respectivos 24-70F2,8 debe servirles de aliciente para crear una comunidad ingenieril excelsa que aunque solo sea por una única vez aúne sus esfuerzos para diseñar y construir el mejor 24-70F4 (mucho menos exigente que un F2,8) que por fin cumpla mis expectativas y la de tres mil millones de desesperados usuarios más

Es justo y necesario, es su deber y nuestra única salvación, amén.

Tomaros una buena infusión de tila y valeriana con cubitos, y entonces y solo entonces podéis entrar a mirar esto. Yo ya he avisado.

Oh, Mother of Beautiful Love, ora pro nobis.

C.TécnicasDefinición EstudioViñeteoDistorsiónA. CromáticasEnfoqueEvaluaciónGalería de 19 muestras

Oh, Madre del Amor Hermos, haz algo, leñe.

Moraleja: lo que ha quedado meridianamente claro es que el rango focal más difícil de diseñar y construir es el 24-70, que es precisamente en el que mejor se desenvuelve el ojo humano, ¿oído cocina? Nos queda mucho por aprender.

Corolario:

Queda claro que todos los probadores anteriores y todos sus parabienes necesariamente han tenido un sesgo maletinero y solo ahora sabemos la verdad, que es además una cruda realidad. Aún así la galería de muestras está la mar de bien.

Pliego de descargo del abogado del Diablo: que conste en acta que he dicho todo lo que he dicho no porque el objetivo sea malo, que no lo es, sino porque ha defraudado las inmensas y enormes espectativas que, quizás ilusoriamente, yo tenía depositadas en él y además cuesta más del doble que la competencia de Sigma y Samyang sin ofrecer mucho más. Señor, que cruz, pero que cruz más grande. No somos nada.

Nota necesaria:

En mi proxima reencarnación, con el FE 24-70F2,8 GMaster Mark V y la Alfa 7R VIII, arrasaré. Palabra de político.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.