0

Paco Rocha sigue con su serie de artículos “Mundo de Plata”, y hoy le toca el turno al capítulo 3.

Ostras, que buenos recuerdos.

Ostras, que buenos recuerdos.

Son divulgativos, históricos e interesantes, siempre explica cosas curiosas, y sobre todo despierta viejas añoranzas en trasnochados como yo que hemos echo el salto al digital pero nos hemos quedado un poco en tierra de nadie, sin ganas ni ánimos de retroceder, pero tampoco con las fuerzas necesarias para entrar en la vorágine del Photoshopismo y mucho menos en el absolutamente desquiciante de la renovación tecnológica de ritmo telefonillero. Vamos, que nos han quitado la escalera y nos hemos “quedao colgaos” de la brocha.

Os pongo aquí la saga completa:

Nota tonta: La Olympus OM-1 fue mi primera cámara, allá por cuando tenía sobre los 20 años, y junto con la OM-2 quizás fueron los mejores años y en los que más he disfrutado. Seguramente fueron cosas de la edad, pero siempre me he arrepentido de haberlas vendido cuando Olympus desapareció y no pasó al autofoco.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.