4

El problema de la curvatura de campo del Canon EF 24-70F2,8L II al desnudo por gentileza de Roger Cicala: ya he encargado a Amazón un kit para hacerme el Hara kiri.

Jo, lo que daría yo por una maquinita de estas de Roger para medir el MTF. Me la llevaría a la tienda con el carrito de la compra y sembraría el terror en los tenderos, si señor.

El pasado 24-10-2019 os contaba esto:

1.- El problema de la curvatura de campo y 2.- El rendimiento de los cristales en sensores hipermegapixelados: dos tutoriales imprescindibles de Roger Cicala.

Íñigo, un miembro de nuestra microscópica Peña, ha puesto un comentario en El Rincón del Lector que toca un tema que ya sabéis para mi es “muy peludo” y por ello no puedo por menos que darle un poco de más visibilidad aquí para todo aquel que quiera echarle un vistazo al asunto. No solo es extenso, sino que es denso y un poco durillo, pero vale la pena si más no leerlo en diagonal.

Me voy a limitar aquí a copiar el comentario de Íñigo tal cual, pero poniendo en los enlaces las dos versiones habituales, para letrados y para iletrados.

El comentario integro es este:

Hola, Sr. Adolfo.

E aquí algo del Sr. Roger Cicala que ha puesto en su blog donde expone con pruebas, empíricas o no, los misterios sobre como se comportan los objetivos cuando se les cierran varios pasos, y me ha llamado la atención cuando esa expresión sacrílega, curvatura de campo, ha hecho aparición en sus pruebas.

Siento reabrir la herida pero me ha sido imposible, no acordarme de su dolor. Por eso, tal vez, le interese informar a la peña que no todo lo referente a las ópticas es negro, pero tampoco blanco como usted, ya sabe.

Y, lo que el Sr. Cicala, puso hace unas semana en el mismo blog sobre el futuro, muy, muy lejano de sensores de 200 megas y mas, no hace sino, torturarnos mas la poca confianza que tenemos en nuestro equipo fotográfico, por lo sufrido que es pagarlo como aficionados.

 No le molesto mas.

Un abrazo caballero.

Solo haré tres consideraciones, una particular, otra general, y otra tonta:

  • ¿ Como vas a molestar, Íñigo ? Cualquier comentario de miembros de La Peña es siempre bienvenido, pero este en partículas me ha llegado al alma por razones obvias.
  • A cualquier miembro de La Peña que me trate de Vd. le retiraré el saludo, ¿ queda claro ?, pues eso.
  • Me lo voy a leer varias veces con toda la atención de que sea capaz porque es no interesante, sino lo siguiente.

Muchísimas gracias Íñigo, de verdad de la buena.

Y hoy, 6-11-2019 lo actualizo con esta puñalada trapera en plena yugular.

Mirad que correo me pone Iñigo en El Rincón del Lector

aayyyyy!!, Adolfo.

El destino es cruel como él mismo, y dicta su inexorable devenir, nos guste o no, pero además, para mas inri, es que no está exento de ironía, y cual espada de Damocles, no hace sino herir una y otra vez, como si el tiempo no fuera ya……………suficiente castigo.

Más pruebas de ese enviado del averno, para unos, y ángel venido del cielo, para otros, el Sr. Roger Cicala, que siempre nos muestra unas verdades científicas y otras espirituales.

El intríngulis del asunto es que el bueno (o quizás mejor malvado) Roger ha ampliado su análisis anterior sobre la curvatura de campo de los objetivos y esta vez ha analizado un montón de copias del Canon EF 24-70F2,8L II y el resultado es, por decirlo de forma suave, demoledor y perverso.

La curvatura de campo depende del fabricante, de la focal, y de la copia analizada. En este caso se ve muy claro que el Sigma es peor en todo que el Canon, pero tiene una curvatura de campo mucho más plana.

La curva no es bella, es malvada perversa y ruin.

¿ Sabéis el chiste del asunto ?: yo tuve un EF 24-70F2,8L II perfectamente plano, o al menos a mi me lo parecía, pero al cabo de muchísimas fotos me di cuenta de que estaba ligeramente descentrado. Mi quizás neurótico y ridículo afán de perfección me hizo cambiarloen un día aciago, y ahí empezaron todas mis desgracias. El nuevo era perfectamente simétrico pero tenía el campo de enfoque como una pelota, y el siguiente, y el siguiente. Por eso al final me quedé con el EF 24-70F4L IS que, aunque no es tan bueno ópticamente y es muchísimo peor mecánicamente, tiene el campo de enfoque bastante plano. No puedo asegurarlo porque no hay vuelta atrás, pero no creo que con el primero tuviera una suerte enorme y con los demás ninguna. Yo creo que por alguna razón el Sr.Canon cambió no hace tanto la estructura óptica del EF 24-70F2,8L II sin decirselo a nadie, seguramente lo hizo para mejorar algo, pero el daño colateral fue un campo de enfoque en un arco muy curvado, tanto que ni cerrando a F16 puede compensarse.

Me he sentido tan aludido por el asunto que me veo moralmente obligado expandir mi disgusto y frustración cual explosión de super nova para que por lo menos se disipe algo la densidad de mi mal cuerpo.

Las pruebas del delito: solo para estudiosos y sufridores. Consejo de amigo: la gente normal es mejor que paséis de largo.

Muchísimas gracias Íñigo, de verdad.

adolfo

4 comentarios

  1. Sigo tus “aventuras” con ese objetivo desde hace tiempo y me gustaría que pusieras un par de ejemplos (aunque no sean de tu caso concreto) del problema de la curvatura en fotografía. Supongo que en tu caso hablas de algo minúsculo, pero para tu sentido de perfección se encuentra ahí por siempre. Créeme que te entiendo porque en otras cosas me sucede lo mismo. Lo dicho, si puedes poner unos ejemplos gráficos comparando una imagen una con otra me serviría de referencia para poder meterme en tu piel.

  2. Antes de que alguien me tire al cuello, quiero especificar que si se el problema de las curvaturas en la fotografía a causa de los objetivos, me expresé mal al escribir, quería decir en el caso concreto de ese objetivo y siendo quizás algo que para algunos nos puede llegar a ser superfluo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.